OBESIDAD Y ADICCIÓN

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

OBESIDAD Y ADICCIÓN

Mensaje  Admin el Jue Mar 20, 2008 8:38 am

Obesidad y Adicción
Miles de veces las personas con sobre peso escuchamos que la obesidad es una enfermedad adictiva, pero la verdad es que aun cuando estas máxima la repiten por todas partes, pocos realmente la comparten (incluyéndo los médicos)

Muchos terminan por aceptar que el gordo sencillamente es una persona sin voluntad, y dado que es su culpa y sólo su culpa el estar gordo, pues se merece toda la burla y discriminación que se le dispense...

Pero lo cierto, lo auténticamente cierto es que la Obesidad es una enfermedad adictiva en la mayoría de los casos.

Lo he dicho reteradas veces: todas las adicciones funcionan con el mismo mecanismo. Es decir, detonan estados de euforia que una vez trascurridos se convierten en episodios de depresión y culpa. La culpa, la tristeza, la impotencia de no poder controlar el problema, hace que el afectado acuda de nuevo a la droga. Cada vez con más fuerza que antes.

En el caso de la adicción que nos compete, los elementos claves son las harinas y el azúcar. Pero además de estos elementos influye también el analizar cómo, cuando y dónde comemos compulsivamente. Para detectar los elementos que ayudan a enardecer la compulsión y alejarnos de ellos.

Obviamente para hacer algo como lo anteriormente descrito, el primer paso está en reconocer que se tiene un problema. Que realmente se es adicto.

No basta por ejemplo con decirle al fumador que no fume.A un alcohólico que no beba... Si estas personas no interiorizan su problema y lo aceptan, nada de lo que se haga por ayudarlos tendrá efecto a mediano y largo plazo.

La compulsión por comer no es excepción. Hay que reconocernos adictos y aceptar que la cosa no es meramente un problema de "falta de voluntad"

Claro está que una vez logrado el primer paso, el siguiente será enfrentar el problema. Y muchos se preguntarán ¿Al tener la firme convicción de ser adicto no supone que se requiere de voluntad para enfrentarlo? ... Bueno, les diré, en principio si. Es el primer paso. Pero si no entendemos a qué se debe la enfermedad, como lo sabe el fumador o el alcohólico, para poder cambiar realmente sus hábitos, poco podemos hacer. Si nos atoramos a buscar resolver el asunto por la via de una dieta y "fuerza de voluntad" , pronto no resistiremos y y al primer traspié volvemos al punto de partida.

Es como si tomarámos a un alcohólico y lo encerráramos en una habitación. Allí lo tenemos un mes desintoxicándose... Pero como estaba encerrado en contra de su voluntad, al salir, es muy probable que se tome un trago, lo que desencadenará la compulsión y pronto volverá a estar ebrio. Si ese paciente no logra hacerse de la comprensión y aceptación de su problema, cualquier método de cura resultará inválido.

Eso explica las miles de veces que se comeinza la dieta del dr. fulano y del dr. terziano y , aun perdiendo a veces decenas de kilos, se vuelve al inicio. Se rebota...

Cualquier adicto enfrentado a su vicio aprende que para ayudar a resolver su problema debe comenzar por cambiar de hábitos. Lo que significa entre otras cosas establecer horarios fijos para comer, para caminar, para dormir. Tomar conciencia de la calidad de comida que se ingiera. Y hasta ejercer control en las personas y compañías y entretenimientos que elegiremos en lo sucesivo.

Todas esas variables influyen. Si nos levantábamos a las diez de la mañana, comenzxaremos a levantarnos a las ocho. Si no desayunamos, comenzaremos a desayunar. Si no teníamos costumbres de sentarnos a la mesa en horas del mediodía, pues lo haremos.

Y las salidas a grandes comilonas deberán substituirse a salidas al cine, al teatro. En fin a lugares que no asociaremos de inmediato con la comida.

La otra gran pregunta es ¿Qué dejo de comer? porque el fumador sabe a lo que se enfrenta: debe dejar el cigarro. ¿Pero nosotros qué hacemos? ¿Dejamos de comer?

Y no, claro que no. Lo que hay que prohibir no es la comida sino determinadas cosas que no son alimentos como son las calorías vacías del azúcar refinado y la harina blanca y por supuesto, las combinaciones de estos elementos.

No se trata de seguir una DIETA sino de saber cuales productos son alimentos y cuales no lo son y no mezclarlos de cualquier manera .

Lo que debemos aprender es sobre la diferencia entre el Hidrato de Carbono Simple (HCS) y el Hidrato de Carbono Complejo (HCC).

El HCS que hace daño es el que está en el azúcar refinado y la harina blanca, o sea en "productos industriales refinados". El cuerpo lo absorbe en forma directa inundando temporalmente el sistema de glucosa y desencadenando todo el proceso glandular que produce una euforia o un bienestar o un estado de alerta (depende de la persona) inmediato y artificial.

El HCC está en los cereales y legumbres integrales, no industrializados, se acumula en el hígado en forma de glucógeno y se libera en la medida de lo necesario.
Cuando al adicto le falta HC siente hambre, pero como lo que come son HCS de productos refinados y no tiene reservas de glucógeno, entonces la consecuencia es el comer en forma continua para mantener el nivel de glucosa en la sangre y no caer en la hipoglucemia, la depresión y el desfallecimiento.

Es muy común en los gimnasios, cuando alguien se descompone, que le den un terrón de azúcar ¿No se parece eso a una dosis de droga?
Los niños suelen estar llorones y fastidiosos hasta que la mamá les da un dulce (la dosis otra vez) . Es fácil darse cuenta en los cumpleaños cuando estos niños tienen vía libre con la ingesta de refrescos, dulces, galletas y caramelos. Se excitan hasta ponerse insoportables y terminan al final del día llorando o semi-inconscientes tirados en un sillón. ¿No se parece eso a la reacción de un ebrio?

Todo lo que comemos se transforma en glucosa, incluso la grasa y la proteína, y la glucosa es el combustible básico para nuestro cerebro, igual como la gasolina lo es para el auto. Pero si al automóvil le ponemos gasolina en exceso lo ahogamos. No funcionará. Ponemos gasolina en la medida que la consumimos y necesitamos. Y con el cuerpo debería ocurrir lo mismo.

A diferencia del auto el ser humando es tan perfecto que hace lo indecible para seguir funcionando. Hace todo lo posible para metabolizar lo que le ponemos en forma indiscriminada en el estómago y lo que no puede, trata de eliminarlo a través de las heces, la transpiración, la gordura o la enfermedad.

Hay personas más sensibles que otras y no todos se enferman de lo mismo como tampoco suelen tener todas los mismos síntomas.
Sabido es que hay borrachos tristes y otros alegres. Hay personas que tomando alcohol se duermen y otras se ponen más alertas. La misma droga produce enfermedades, síntomas diferentes de acuerdo a las predisposiciones personales.

El exceso de glucosa en el cerebro puede producir también agresividad y es conocido que los asaltantes se emborrachan o se drogan para no tener miedo. También lo hacen los soldados.

Lo anterior viene a cuento porque ser flaco no quiere decir que no se pueda ser adicto a los Hidratos de Carbono. Simplemente se manifiesta de otra forma, que no es la gordura, y estará de acuerdo con su historia personal, su metabolismo y su estado psicológico y espiritual.

En fin. Ser o no ser un adicto en realidad, tiene que ver con la salud de nuestras glándulas (Por supuesto sin mencionar la predisposición provocada por causas psicológicas o espirituales). Dependemos de cuanto aguanten nuestras glándulas el bombardeo continuo de sustancias artificiales.

En consecuencia hay que remover las estructuras, cambiar hábitos, costumbres, entretenimientos y quizás hasta compañías.

Pero el primer, el primer gran paso es aceptar que el problema existe. Y luego aceptar que resolverlo requiere de nuestra parte mucho esfuerzo y trabajo. Que no es sencillo.Y que por el sólo hecho de aceptar nuestra realidad e intentar cambiarla ya somos valientes. Muy valientes y nos merecemos por ello el respeto del mundo.

(Recojido del foro Gordos y Flacos unidos)
Adminis alien

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 61
Fecha de inscripción : 10/03/2008

Ver perfil de usuario http://pmib.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

Adictos

Mensaje  Admin el Jue Mar 20, 2008 9:08 am

Adictos.
Hola chicas, en todos estos años he investigado, pero no tanto en las dietas y en la obesidad, si no más en las adicciones en general, pues yo, aparte de ser adicta a ciertas sustancias alimenticias, era adicta a una relación dañina con un hombre.
Leí muchos libros y hasta me uní a un grupo de ayuda de mujeres dependientes emocionalmente y entre mil cosas más descubrí, que nosotros, los adictos, nos las arreglamos siempre para unirnos sentimentalmente con otros adictos, y no tiene que ser siempre la misma adicción.

Así puede ser que nos unamos con adictos al trabajo, al alcohol, a la marihuana o hachís o a ciertos alimentos, el caso es que nos sentimos atraidos por personas con nuestro mismo problema, para de forma inconsciente ser condescendiente con nosotros mismos.

Mi última pareja era adicta al alcohol, pero por raro que parezca no era alcohólico.
Podía estar meses, hasta 7 meses seguidos he visto yo, sin probar ni una cerveza, pero cuando tomaba una y si el entorno lo permitía, acababa borracho.

Al día siguente estaba lleno de remordimientos y culpa, con esos sentimientos tan conocidos por nosotros, los adictos a ciertos alimentos. Y se prometía en cada resaca que sería la última vez que acabaría en el suelo.

Él, como tantos adictos, creía que podría lograr tomar una sola cerveza sin tener que acabar con toda la cuba, solo que todavía no lo había logrado.
Cuantas veces yo creí que podría comer unas cuantas patatas fritas en la cena sin que por eso me pidiese un pastel con doble ración de salsa de chocolate.

Él descubrió que la manera de no emborracharse era no salir con los amigos a un bar, ni siquiera a almorzar al medio día, y hacer mucho ejercicio, que además le gustaba mucho.
Yo descubrí que no podía salir a cenar, aunque fuese al vegetariano más sano de mi ciudad y pasar de largo del puesto de palomitas cuando voy al cine.

He descubierto que si no como algo dulce y grasiento por la mañana, me lo acabo comiendo al principio de la tarde, por que parece que me va la vida en ellos, y que ese es el principio de un lento y largo atracón hasta la noche.

Y desde luego, no oler el azúcar, que si para eso tengo que molestar al que sea para que me traiga miel, o tengo que llevar la fructosa en el bolso, lo hago. Por que por poca azúcar que lleve lo que como, me obliga a más y más azúcar.

Descubrí que mi cerebro me pide cosas dulces por que en mi vida hay muchas cosas amargas, y mezcladas se pueden tragar.
Las necesito en cada comida, pero a veces me basta una manzana dulce en la ensalada de la noche para acallar a mi cerebro.

Que a mi cerebro se le puede engañar con dulces no adictivos como los edulcorantes o la fructosa, y que nunca voy a saber cuando voy a tener un disgusto tan grande, que lo que menos me importa son los kilos, más exactamente preferiría morir y en esas circunstancias a nadie le importa si muere gordo o delgado, por lo tanto, es mejor llevar chocolate sin azúcar en el bolso.

Descubrí que lo que más me dolía no era estar gorda, si no sentir que era una marioneta de ciertos alimentos y de mis emociones.

Silvia.

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 61
Fecha de inscripción : 10/03/2008

Ver perfil de usuario http://pmib.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

¿OS SUENA ESTO?

Mensaje  Admin el Jue Mar 20, 2008 9:21 am

Haber si esto os suena de algo.

Comienza con una repentina y contagiosa racha de comentarios como éstos: "¡Pero qué enorme estás, cada día engordas más!" "¿Es que no vas a hacer nada al respecto?" "¿A dónde piensas llegar?" "Cada día que pasa engordas un kilo más ¿Cuánto pesas ya? ¿150?" ...


Luego nos damos cuenta que la ropa ajusta más de lo normal. Y que todo nos da calor... Y que se nos está irritando la entre pierna. Y al sumar dos más dos comenzamos a deprimirmos...

Para colmo, todo se pone en nuestra contra: Se descomponen los artefactos eléctricos, los pagos se acumulan, la gente esta semana nos miró raro en la calle, hubo más impasse de la cuenta con respecto a nuestro peso y tamaño... Y también coincidencialmente esa semana en la tele y en internet nos hemos topamos con decenas de historias y realities sobre gordos: gordos feos, gordos lindos, gordos enfermos y remedios de todo tipo para combatir la obesidad.. . Y las revistas confabuladas mostrando en primerísimo primer plano la receta mágica del año...

Típico en estas rachas cíclicas que aparezcan brillando en la oscuridad los "buenos samaritanos" que te arreglan la vida en un dos por tres. Y hasta la concluyen: "Es sólo cuestión de buena voluntad, de hacer un esfuerzo, de decidirte de una vez por todas"


Son tantas las "coincidencias" vinculadas al tema de nuestro sobre peso que los amigos, familiares y allegados repentinamente se llenan de valor para confesarnos "lo mal que se sienten con nuestro problema de gordura" y... claro... la cosa termina siempre con una oración más o menos parecida a ésta: "no es que uno no te ame por tu peso o que tu peso me importe. No, es tu salud la que me preocupa".

Usted, presionado por todas estas cosas y algunas más decide por vez número 5 (mínimo) hacer las cosas bien, ponerse a dieta bien sea por su cuenta porque considera que ha aprendido mucho estos años o bien visitando un nutricionista o un endocrinólogo de moda. Y por supuesto, acto seguido, se ocupa de hacer del conocimiento de todo el que lo quiera oir "que está en campaña para adelgazar"

Si se decide a hacerlo por su cuenta, probablemente al tercer día ya se deseilusione pues no faltará quien le diga "no te creo" o peor aun: "¿será que esta vez es en serio?" ...

Si se decide por un especialista llegado el día el médico le pesa y examina. Le toman la tensión. Le ve los oídos "¿qué carajo tiene que ver el oido con la panza?" -piensa usted- pero igual se queda calladito. Es una rutina que se conoce muy bien. También le revisan los tobillos para ver cuánto líquido retiene. Le hacen las preguntas de rigor, le dan la lista impelable de exámenes clínicos que deberá hacerse y le sacan de la gaveta del escritorio la prefabricada dieta "que si usted la sigue al pie de la letra le hará perder kilos rápidamente, de forma saludable"
Le echan todo el cuento (que si el hiper insulinismo, que si la ansiedad, que si los carbohidratos, que si las grasas) le darán el soporte clínico que prefiera el médico en cuestión (Centella asiática, Vitamina C, Omega 3, Reductil, Herba Life, Reduce fast fat, Xenical, Librax, Buscobrax , el diurético, el complejo vitamínico y hasta Glafornil o Glucofage entre otros), algunos hasta agujitas en la orejita le pondrán (hay de todo) y lo mandan a su casa pidiéndoles volver a los siete días (los menos), a los 15 ó 30 días (la mayoría) con los resultados de los exámenes en la mano y unos cuántos kilos menos...

Usted se empuja al supermercado, se compra el requesón, las verduras, el jamón de pavo, la papaya o lechoza y de allí a la farmacia a comprar los potingues que le correspondieron en esta vuelta.

Se torna muy creativo para pagar la cuenta que supone la interminable lista de exámenes. Averigua dónde es más económico. Llama aquí, allá... le ayuda la amiga enfermera, el compadre visitador médico... En fin, que de una forma u otra se hace los exámenes. Y se mama la fulana dieta que basicamente siempre es lo mismo: Desayuno un café sin azucar o un te endulzado con edulcorante. 100 gramos de requesón, un porción de fruta. A media mañana dos cucharadas de tal cosa, al mediodia una ración escuálida de pollo, carne o pescado a la plancha o al vapor, con verduras sasonadas con poca sal, unas gotas de limón, aceite de oliva y a veces le dejan usar mostaza y vinagre. En fin que variaciones más o variaciones menos, si no le cuentan las calorías, le pesan los gramos y si no le prohíben alimentos o lo ponen a sumar puntos....

Y usted allí, con su voluntad firme los primeros días. Y tooooodooooossssssssss los días se prueba el pantalón que no le sirve "para ver nada más" y toda vez que tiene oportunidad se pesa , también para ver nomás..."
Y busca caminar.
Y hasta camina pisando duro, buscando sentir que se mueva la grasa en los glúteos como para estar seguro que está quemando calorías...

Llega el día de ir al médico. Se presenta usted exámenes en mano. El médico lo pesa. ¡Oh albricias! Usted ha perdido peso. Entonces el medico revisa los exámenes y, por supuesto, usted es seguramente uno de dos extremos: O todo lo tiene alto (colesterol, triglicéridos, insulina, glicemia y qué se yo) o todo esta "normalíssimo" a pesar de su aberrante peso... No pela... Siempre es uno de estos dos extremos sin términos medios... Por supuesto que le darán las indicaciones clínicas que corresponda y a casa para que vuelva a la próxima cita a pesarse. Y usted se pasa los siguientes tres días calculando cuánto tiempo más o menos deberá estar a dieta para perder el peso que le sobra...Es probable que el médico que le tocara le diga que ha descubierto que usted sufre de hiper insulínismo y que eso le hace mantenerse con sobre peso. Le pone entratamiento a tal efecto con su correspondiente dosis de Glucofage o Glafornil y para la casa.

Algunos llegan a la segunda, tercera e incluso a la vigésima consulta incólumes. Pero un fatídico día por cualquier razón (de festejo o de conmemoración) se interpone en su camino una masa, un fresco, un dulce... y usted se dice que no importa, que mañana retoma... Pero una vez tragado el primer bocado ES TARDE... algo detonó dentro y ese algo no nos permite detenernos.
Y arranca a comer como si de ello le dependiera la vida.
Y mientras se mete los bocados a la boca se pregunta una y mil veces "¿Por qué carajo hago esto?"
Sin tener nunca una respuesta, y con rabia e impotencia, continúa el macabro rito de enguyir hasta reventar (literalmente).
Y recupera el peso.
Y las recuperaciones nunca vienen solas: se acompañan de unos kilos extras...

Corresponde pues asumir la posición alegre y desparpajada: "El que me quiera que me ame como soy" aunque usted y yo sabemos que lo que realmente significa esta frase es: "Me declaro incapaz de pelear contra mi mismo"


¿Le resulta familiar lo que le acabo de narrar?
¿Si?

Pues déjeme decirle que usted y yo somos sencillamente ADICTOS AL CARBOHIDRATO SIMPLE.


Y que mientras no aceptemos esto y no lo enfrentemos con el mismo valor y coraje que lo haría un drogadicto que sabe que debe alejarse para siempre de la heroína o un alcohólico cuando asume que nunca más deberá beber un trago , tendremos que repetir esta historia una y otra y otra vez.

Claro está que habrá matices.
Habrá quién adelgace hasta 40 kilos, se mantenga un tiempo. Luego note con preocupación que engordó tres, o cinco o diez... y trate de repetir la dieta, el tratamiento. Y los pierde. Y con el tiempo nota que engordó 11 ó quizás 15 kilos. Y así sucesivamente.

Como también habrá quien pierda tres, engorde cuatro, para luego perder seis y engordar ocho...

No se salvan ni los operados porque aun cuando el problema mecánico está resuelto, el conflicto que lo genera sigue allí... acechando.


Duro esto. Pero es la verdad. Y creo que el primer paso es aceptarlo. Aceptar la condición de adictos. De enfermos dependientes del azucar refinada, las harinas y sus combinaciones. Si logramos esto sin trampas y sin mentiras piadosas , ya habremos dado el primer y verdadero paso a una recuperación real.

Pero acuérdese que ningún drogadicto espera hacer terapia para un día "inhalar sólo medio gramito de coca" ...
Ningún alochólico comienza su camino a la sobriedad pensando que un día "se podrá beber un trago en una fiesta y no pasará nada"...
¿Qué quiere decir esto?
Pues sencillamente que aceptado el problema, el estilo de vida que asumamos deberá mantenerse toda la vida.

Y también debemos recordar que no todo el que come harinas y azucares se torna adicto.Les digo esto porque en el afán de negar la realidad más de uno le dirá: "si el azucar es adictiva todo el mundo debería ser adicto entonces". Pues no. No todo el mundo se hace adicto al azucar así como no todo el mundo se vuelve alcohólico cuando toma. Pero a usted y a mi nos tocó la desgracia de ser de los que si se tornaron adictos . Tenemos el vicio. Somos dependientes ...
Y eso debemos enfrentarlo.


Después se verá día por vez cómo ganarle la batalla a la enfermedad. Pero el primer, único y real paso es aceptar la condición de enfermos dependientes.

Si no hacemos esto, muchas dietas , remedios y medicinas alternativas se avisoran en nuestra vida... Y moriremos hablando de cuánto pesamos hoy, de lo que adelgazamos una vez, de lo que esperamos volver a perder y de lo cruel que es el mundo con los obesos...

Me propongo explicarles en otra entrega cómo funciona esta dependencia. Cómo actúa y cómo nos lleva a comportarnos (hay patrones). Y luego cómo enfrentarla. Pero por hoy, como diría mi hijita, me pasé...

Hasta les doy permiso de llamarme bruja o lo que se les ocurra. Pero la verdad nunca fue noticia grata para nadie.
Un enorme beso a todos.
Aída Beccaria País

(Recojido del foro Gordos y Flacos unidos)
Adminis alien

Admin
Admin

Cantidad de envíos : 61
Fecha de inscripción : 10/03/2008

Ver perfil de usuario http://pmib.mejorforo.net

Volver arriba Ir abajo

muy buenos los articulos

Mensaje  rissin el Jue Mar 20, 2008 3:21 pm

Tienen toda la razon, estan escritos para cada uno, la parte de probarse los pantalones, esa soy yo, es mi balanza propia. gracias por compartirlos en este foro.

Mónica

rissin

Cantidad de envíos : 10
Fecha de inscripción : 11/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: OBESIDAD Y ADICCIÓN

Mensaje  Eugenia_fuerte el Jue Mar 20, 2008 8:22 pm

Es muy interesante todo lo que he leído...

Yo soy bastante adicta al azúcar aunque estoy orgullosa de reconocer que llevo cuatro días sin probarla!!! Smile

Es un foro muy lindo, enhorabuena.

Eugenia_fuerte

Cantidad de envíos : 1
Fecha de inscripción : 20/03/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Muy buen post

Mensaje  77Nieves77 el Vie Ago 14, 2009 5:46 pm

y qué razón tiene; yo tengo sobrepeso por una ansiedad que me hacía comer todo lo que encontraba a mi paso (sobra decir que comía cualquier cosa excepto frutas y verduras, claro); al final todo tiene un motivo psicológico; yo tenía ansiedad por mi enttorno laboral y hasta que no tuve una conversación seria conmigo misma no fui capaz de superar ese estado de ansiedad que me hacía comer y comer; era pura obsesión con la comida; gracias a la antidieta estoy mas sana (esto parece una secta jajajaj).

Gracias a quien creó este foro.
avatar
77Nieves77

Cantidad de envíos : 212
Edad : 40
Localización : España
Fecha de inscripción : 13/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

una verdada

Mensaje  maripaz el Vie Feb 19, 2010 11:10 pm

no lo puedo creer miestras iba leyendo era como mi mente recitando lo q no digo de los labios hacia afuera y a medida q leia me reia y termine por querer llorar es horible pensar q cada ves q tengo hambre quiero comer o pan o carne o chocolate no se me viene a la mente una manzana me siento tan devil y aveces incapaz de poder hacerlo siempre hay un motivo para desfallecer y cada ves me siento peor y hasta e pospuesto mi vida por eso ,,, no quiero tener un hijo por q no quiero ni pensar q pasara conmigo un 10kilos mas o aun peor despues del parto si siento qno me aguanto ni yo q horrible todasmis amigasson flacas y creoq es primera ves q puedo decirle a otra gordita lo malqme siento sin escuchar el tipico ,,,,peroponle empeno es cosa de fuerza de voluntad acaso no entienden q si fuera asi de facil todos seriamos delgados ushhh q rabia me da mas encimacuando en tu familia eres la unica defectuosa gorda y todos se preguntan comono saliste a tu mama q es modelo y uno se pregunta a q se debera el castigo y despues de tratar de buscar la soluciones piensas quizas sea mejor y me opere o mejor una lipo como si eso solucionara algo ,,,,hasta dios se aburrio de escucharme decir ayudame a q esta dieta funcione plzzzz habeces quisira vivir en una isla donde solo hubiera lo q debo comer jjjjjj por ahora solo se q ya no mas restaurant no mas nada ojala y funcione un beso chicas esperono aburrirlas solo fue un pequeno desahogo Crying or Very sad

maripaz

Cantidad de envíos : 21
Edad : 36
Localización : estados unidos
Fecha de inscripción : 19/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Maripaz

Mensaje  carolin.12 el Vie Feb 19, 2010 11:58 pm

No te preocupes que acá estamos para escuchar de todo, desde desahogos hasta menus en fin tu tranquila que si te lo propones vas a lograr bajar de peso, ahora nadie dice que sea fácil, pero como te digo acá estamos para ayudar y apoyarnos....tu tranquila...trata de seguir al pie de la letra todo lo de la antidieta...si quedas con hambre sigue comiendo, pero los alimentos permitidos....si quieres chocolate busca uno que tenga sobre 80% de cacao que engorda menos...y anda colocando tus menus en el post para que te ayudemos y veamos que haces bien o que haces mal, pero anota todo lo que comes hasta los antojos...si puedes practica algun deporte...trabajas o estas en casa???? acá te ayudaremos ....yo igual me estoy preparando para la maternidad por eso quiero bajar entre otros motivos...animo que vamos a lograrlo todos juntos!!! un abrazo!!!
avatar
carolin.12

Cantidad de envíos : 75
Localización : Santiago de Chile
Fecha de inscripción : 08/01/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

muy bueno

Mensaje  fabimar31 el Vie Mar 19, 2010 5:21 am

HOLA A TODAS/OS . RECIEN HOY ME TOME EL TIEMPO PARA LEER ESTOS ARTICULOS SOBRE ADICCIONES , INCREIBLE , BUENISIMO, MUCHAS GRACIAS A QUIEN LO ENVIO Q TAL VEZ SEA QUIEN INAUGURO EL FORO .ME DOLIO LA FRASE "MARIONETA DE LOS AZUCARES Y DE LA HARINA ..." ES ASI YO PUEDO HACER TODO BIEN , EL LICUADO EN EL DESAYUNO, EL ALMUERZO SANITO, LA MERIENDA GENIAL CON LICUADO , PERO A LAS 5 Q ES LA HORA Q TRAIGO A LOS NENES DE LA ESCUELITA , COMO GALLETITAS CON ELLOS , Y COMO UNA Y LUEGO OTRA Y OTRA Y ME DIGO ES LA ULTIMA ....Y DESPUES ME ARREPIENTO DE HABERLAS COMIDO PORQUE SE Q HECHE A PERDER TODO EL DIA Q VENIA HACIENDO BIEN . SI, YO ME DECLARO ADICTA A LOS CARBOHIDRATOS SIMPLES .
SIENTO COMO Q TOMAR LA DESICION DE NO COMER NUNCA JAMAS NADA DULCE ,NI UNA GALLETITA ... COMO TEMOR , ES LA DESICION ,PERO LO VOY A HACER UN DIA A LA VEZ , PENSANDO EN Q TODO LO Q COMO SEA PARA MI BUENA SALUD NO PARA ENFERMARME O INTOXICARME .
LES MANDO UN SALUDO A TODOS Y LES IRE CONTANDO Q TAL ME VA SIN LAS HARINAS Y SIN EL AZUCAR

fabimar31

Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 12/01/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Hola fabi

Mensaje  77Nieves77 el Lun Mar 22, 2010 1:32 pm

A mí me ocurre igual, puedo estar una temporada sin comerlos pero en cuanto me los ponen delante o tengo un bajón me como hasta lo incomible; el organismo necesita diariamente su ración de azúcares por lo que creo que es un error suprimirlos del todo, pero es una de las burradas que hacemos al ponernos a dieta, prueba a bajar la ración pero no los suprimas del todo; y si los suprimes que sea solo durante un día entero, al día siguiente comes, y al siguiente no, creo que es mejor para el cuerpo y sobre todo para la mente.

Y recuerda que lo bien que lo hagamos durante unas horas no nos lo quita nadie, eso bueno que nos hemos echado a nuestro organismo.

FUERZA DE VOLUNTAD FABI cat
avatar
77Nieves77

Cantidad de envíos : 212
Edad : 40
Localización : España
Fecha de inscripción : 13/07/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CONTINUACION DEL ANTERIOR

Mensaje  fabimar31 el Mar Mar 23, 2010 3:08 am

ME FALTA POQUITO PARA LLEGAR A MI PRIMERA META , LOS FAMOSOS 70 KILOS . SALUDOS A TODOS .

fabimar31

Cantidad de envíos : 36
Fecha de inscripción : 12/01/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Alguno de ustedes podría orientarme sobre como lograron salir de esto?

Mensaje  malena el Jue Abr 01, 2010 12:20 pm

Hola:

Entre aquí y me di cuenta de que puede haber gente que me entienda. He tratado de todo, hasta pastillas para suprimir apetito y distintas combinaciones pero resultan por muy poco o no resultan. No sé qué hacer, me encuentro desesperada. No quiero subir más de peso, pero no puedo evitar sentir ansiedad por consumir hidratos de carbono. Nadie me entiende en casa. Parece ridículo sentirse así, pero la realidad es que tiene que sucederte algo similar para poder creerlo. Supongo que solo se les pone prioridad al alcohol y al cigarrillo por el hecho de que afectan al entorno social, pero se los juro, yo tengo síntomas que se me hacen muy difíciles ignorar cuando desee comer ese tipo de alimento.
Vi que alguien recomendó sujetar todo a horarios. Me parece bien, pero la realidad es que aunque parezca increíble si no los como me da tanta ansiedad que siento ganas de gritarle al que este impidiendo que me los coma o desesperación tanto como sentir que tiemblo por dentro aunque no sea real. Entonces, ¿qué hago?
Agradecería encarecidamente, a alguno de ustedes que haya logrado salir de esto que me explique todo lo que hicieron, paso por paso. Es que cambiar los horarios no me parece suficiente, por lo menos por ahora que me siento tan mal.

malena

Cantidad de envíos : 1
Fecha de inscripción : 01/04/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Se puede

Mensaje  Hugo Gonzalez el Dom Abr 04, 2010 3:46 am

Hola Malena. Proba si queres lo siguiente, frutas a la mañana hasta 30 min antes de la comida, 40 min si la última es banana.
Elprimer día una ensalada de los vegetales aderezadas con aceite, sal, limon sin vinagre con un puñado de lentejas cocidas previamente.
A las 3 horas de haber terminado de almorzar, nuevamente frutas o té de hierbas ( manzanilla, boldo, etc ) el que te guste con tostadas de pan de salvado. O una opción o la otra,ninguna combinacion.
Si elegiste el té con pan espera 3 hs para cenar, si elegiste fruta podes comerlas como a la mañana o sea hasta 30 min antes de cenar.
Para la cena nuevamante los vegetales que te gusten con un puñado de nueces peladas, o maní pelado ( el mejor es el que viene con cáscara, no frito, no el salado envasado ) o almendras peladas ( poner el día anterior sin cáscara con piel en agua a la heladera, se pelan con un cuchillo fácilmente mientras comés la ensalada vas comiendo las almendras )
Irse a dormir temprano.
Todo tiene un sentido y no es fácil de explicar en pocas palabras.
Beber agua antes de las comidas. No café, gaseosas de ningun tipo.
Si podes caminar minimo 20 min. mejor.
Yo lo haría así. Si te sirve y querés seguir preguntá tus dudas, si puedo te contesto con mucho gusto.
Saludos.
Hugo

Hugo Gonzalez

Cantidad de envíos : 528
Edad : 51
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 19/05/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

gracias

Mensaje  candiluna el Sáb Mar 24, 2012 1:53 am

Admin escribió:Obesidad y Adicción
Miles de veces las personas con sobre peso escuchamos que la obesidad es una enfermedad adictiva, pero la verdad es que aun cuando estas máxima la repiten por todas partes, pocos realmente la comparten (incluyéndo los médicos)

Muchos terminan por aceptar que el gordo sencillamente es una persona sin voluntad, y dado que es su culpa y sólo su culpa el estar gordo, pues se merece toda la burla y discriminación que se le dispense...

Pero lo cierto, lo auténticamente cierto es que la Obesidad es una enfermedad adictiva en la mayoría de los casos.

Lo he dicho reteradas veces: todas las adicciones funcionan con el mismo mecanismo. Es decir, detonan estados de euforia que una vez trascurridos se convierten en episodios de depresión y culpa. La culpa, la tristeza, la impotencia de no poder controlar el problema, hace que el afectado acuda de nuevo a la droga. Cada vez con más fuerza que antes.

En el caso de la adicción que nos compete, los elementos claves son las harinas y el azúcar. Pero además de estos elementos influye también el analizar cómo, cuando y dónde comemos compulsivamente. Para detectar los elementos que ayudan a enardecer la compulsión y alejarnos de ellos.

Obviamente para hacer algo como lo anteriormente descrito, el primer paso está en reconocer que se tiene un problema. Que realmente se es adicto.

No basta por ejemplo con decirle al fumador que no fume.A un alcohólico que no beba... Si estas personas no interiorizan su problema y lo aceptan, nada de lo que se haga por ayudarlos tendrá efecto a mediano y largo plazo.

La compulsión por comer no es excepción. Hay que reconocernos adictos y aceptar que la cosa no es meramente un problema de "falta de voluntad"

Claro está que una vez logrado el primer paso, el siguiente será enfrentar el problema. Y muchos se preguntarán ¿Al tener la firme convicción de ser adicto no supone que se requiere de voluntad para enfrentarlo? ... Bueno, les diré, en principio si. Es el primer paso. Pero si no entendemos a qué se debe la enfermedad, como lo sabe el fumador o el alcohólico, para poder cambiar realmente sus hábitos, poco podemos hacer. Si nos atoramos a buscar resolver el asunto por la via de una dieta y "fuerza de voluntad" , pronto no resistiremos y y al primer traspié volvemos al punto de partida.

Es como si tomarámos a un alcohólico y lo encerráramos en una habitación. Allí lo tenemos un mes desintoxicándose... Pero como estaba encerrado en contra de su voluntad, al salir, es muy probable que se tome un trago, lo que desencadenará la compulsión y pronto volverá a estar ebrio. Si ese paciente no logra hacerse de la comprensión y aceptación de su problema, cualquier método de cura resultará inválido.

Eso explica las miles de veces que se comeinza la dieta del dr. fulano y del dr. terziano y , aun perdiendo a veces decenas de kilos, se vuelve al inicio. Se rebota...

Cualquier adicto enfrentado a su vicio aprende que para ayudar a resolver su problema debe comenzar por cambiar de hábitos. Lo que significa entre otras cosas establecer horarios fijos para comer, para caminar, para dormir. Tomar conciencia de la calidad de comida que se ingiera. Y hasta ejercer control en las personas y compañías y entretenimientos que elegiremos en lo sucesivo.

Todas esas variables influyen. Si nos levantábamos a las diez de la mañana, comenzxaremos a levantarnos a las ocho. Si no desayunamos, comenzaremos a desayunar. Si no teníamos costumbres de sentarnos a la mesa en horas del mediodía, pues lo haremos.

Y las salidas a grandes comilonas deberán substituirse a salidas al cine, al teatro. En fin a lugares que no asociaremos de inmediato con la comida.

La otra gran pregunta es ¿Qué dejo de comer? porque el fumador sabe a lo que se enfrenta: debe dejar el cigarro. ¿Pero nosotros qué hacemos? ¿Dejamos de comer?

Y no, claro que no. Lo que hay que prohibir no es la comida sino determinadas cosas que no son alimentos como son las calorías vacías del azúcar refinado y la harina blanca y por supuesto, las combinaciones de estos elementos.

No se trata de seguir una DIETA sino de saber cuales productos son alimentos y cuales no lo son y no mezclarlos de cualquier manera .

Lo que debemos aprender es sobre la diferencia entre el Hidrato de Carbono Simple (HCS) y el Hidrato de Carbono Complejo (HCC).

El HCS que hace daño es el que está en el azúcar refinado y la harina blanca, o sea en "productos industriales refinados". El cuerpo lo absorbe en forma directa inundando temporalmente el sistema de glucosa y desencadenando todo el proceso glandular que produce una euforia o un bienestar o un estado de alerta (depende de la persona) inmediato y artificial.

El HCC está en los cereales y legumbres integrales, no industrializados, se acumula en el hígado en forma de glucógeno y se libera en la medida de lo necesario.
Cuando al adicto le falta HC siente hambre, pero como lo que come son HCS de productos refinados y no tiene reservas de glucógeno, entonces la consecuencia es el comer en forma continua para mantener el nivel de glucosa en la sangre y no caer en la hipoglucemia, la depresión y el desfallecimiento.

Es muy común en los gimnasios, cuando alguien se descompone, que le den un terrón de azúcar ¿No se parece eso a una dosis de droga?
Los niños suelen estar llorones y fastidiosos hasta que la mamá les da un dulce (la dosis otra vez) . Es fácil darse cuenta en los cumpleaños cuando estos niños tienen vía libre con la ingesta de refrescos, dulces, galletas y caramelos. Se excitan hasta ponerse insoportables y terminan al final del día llorando o semi-inconscientes tirados en un sillón. ¿No se parece eso a la reacción de un ebrio?

Todo lo que comemos se transforma en glucosa, incluso la grasa y la proteína, y la glucosa es el combustible básico para nuestro cerebro, igual como la gasolina lo es para el auto. Pero si al automóvil le ponemos gasolina en exceso lo ahogamos. No funcionará. Ponemos gasolina en la medida que la consumimos y necesitamos. Y con el cuerpo debería ocurrir lo mismo.

A diferencia del auto el ser humando es tan perfecto que hace lo indecible para seguir funcionando. Hace todo lo posible para metabolizar lo que le ponemos en forma indiscriminada en el estómago y lo que no puede, trata de eliminarlo a través de las heces, la transpiración, la gordura o la enfermedad.

Hay personas más sensibles que otras y no todos se enferman de lo mismo como tampoco suelen tener todas los mismos síntomas.
Sabido es que hay borrachos tristes y otros alegres. Hay personas que tomando alcohol se duermen y otras se ponen más alertas. La misma droga produce enfermedades, síntomas diferentes de acuerdo a las predisposiciones personales.

El exceso de glucosa en el cerebro puede producir también agresividad y es conocido que los asaltantes se emborrachan o se drogan para no tener miedo. También lo hacen los soldados.

Lo anterior viene a cuento porque ser flaco no quiere decir que no se pueda ser adicto a los Hidratos de Carbono. Simplemente se manifiesta de otra forma, que no es la gordura, y estará de acuerdo con su historia personal, su metabolismo y su estado psicológico y espiritual.

En fin. Ser o no ser un adicto en realidad, tiene que ver con la salud de nuestras glándulas (Por supuesto sin mencionar la predisposición provocada por causas psicológicas o espirituales). Dependemos de cuanto aguanten nuestras glándulas el bombardeo continuo de sustancias artificiales.

En consecuencia hay que remover las estructuras, cambiar hábitos, costumbres, entretenimientos y quizás hasta compañías.

Pero el primer, el primer gran paso es aceptar que el problema existe. Y luego aceptar que resolverlo requiere de nuestra parte mucho esfuerzo y trabajo. Que no es sencillo.Y que por el sólo hecho de aceptar nuestra realidad e intentar cambiarla ya somos valientes. Muy valientes y nos merecemos por ello el respeto del mundo.

(Recojido del foro Gordos y Flacos unidos)
Adminis alien


gracias lo leere con calma,muy interesante

candiluna

Cantidad de envíos : 9
Fecha de inscripción : 23/03/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: OBESIDAD Y ADICCIÓN

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.